Juego y Aprendizaje en el Jardín Maternal

Juego y Aprendizaje en el Jardín Maternal

Trabajo sobre Juegos y juguetes para las diversas salas del Jardín Maternal realizado por la alumna Natalia Giselle Marmorato del Instituto María Auxiliadora para la asignatura Pedagogía y didáctica I.

Juegos y juguetes para diversas salas del Jardín Maternal


 

Natalia Giselle Marmorato

Consignas

1. Sección Lactarios.

a. Indicar trimestre.

b. Fundamentar la supuesta elección de la compra de un juguete individual y de uno para la sala.

c. Establecer posibilidades de juego social que facilita.

d. Indicar los contenidos posibles a trabajar.

e. Elegir un material u objeto apropiado.

f. Armar un itinerario didáctico para un mes como mínimo, estableciendo la secuencia de trabajo.

g. Formular objetivos y enunciar contenidos.


2. Sección Deambuladores.

a. Elegir un objeto que compraría y uno que no compraría.

b. Realizar el análisis de los mismos desde las posibilidades de juego social y desde las características y criterio de selección de los juguetes.

c. Enunciar contenidos posibles a trabajar.


3. Sección 2 años.

Armar un proyecto con libros para sala de 2 años.


Juego y Aprendizaje

El docente debe estar atento y acompañar el desarrollo de sus alumnos con propuestas enriquecedoras, pero sin apresurar ni forzar las capacidades del niño, respetando sus tiempos. Esto no significa no ofrecer nada, dejando al niño en su “libre crecimiento”. Justamente respetar y acompañar las adquisiciones del niño implica la intervención del adulto con propuestas enriquecedoras que amplíen y promuevan los logros que van obteniendo.

En la selección de los juguetes hay que tener en cuenta la edad del niño, sus necesidades y cómo estos podrían ayudarlos en su aprendizaje. A los niños les intrigan los tamaños, formas, colores, olores, texturas y sonidos. Todas estas características tienen que ser descubiertas y exploradas. Si la docente pretende estimular un área en concreto como el movimiento, el lenguaje, la creatividad o la memoria, debe tener en cuenta qué objetivos permitirá trabajar el juguete.

Será importante darles la oportunidad de utilizar juguetes que no sólo potencian el desarrollo físico, alienten al niño a seguir probando, sino que además cimientan la confianza que tan importante es para el crecimiento.


Sección Lactarios

Entre los 6 y los 9 meses de vida

En esta edad, es cuando el niño comienza a potenciar sus movimientos, se puede observar que ya puede agarrar y manipular los juguetes. Empezará a desarrollar la capacidad de controlar su cuerpo: podrá mantenerse sentado y será importante que la docente lo incentive cuando comience con los intentos de gateo. También comenzará el desarrollo de habilidades psicomotoras finas, va a utilizar la mano como pinza, cogiendo pequeños objetos entre el pulgar y los otros dedos.

En cuanto a la selección de los juguetes, es conveniente que sean de tamaño mediano a grande, no tóxicos y con texturas agradables. Es importante que estén elaborados con materiales resistentes, ya que tiende a arrojarlos al suelo de forma sistemática, con colores llamativos y fáciles de limpiar. Los juguetes deben estimular todas las áreas relacionadas con "sus sentidos" (que le permitan ver, oír, tocar, "chupar"), ya que es a través de ellos como conoce el mundo que lo rodea.

Los niños necesitan diversos tipos de estimulación a lo largo del día, pero la docente no siempre podrá estar totalmente disponible para cada uno de ellos, por eso es importante que cuente con juguetes individuales para ofrecerles, teniendo la tranquilidad de que no representan un riesgo para ellos. En esta edad los niños comienzan a sentir dolor en las encías por el crecimiento de los primeros dientes; un juguete que serviría para los momentos en que la docente no puede realizar un trabajo individualizado con el niño, y a la vez sirve para aliviar este tipo de molestias puede ser el mordillo. Es importante que presente: formas adecuadas para que el niño lo pueda agarrar con facilidad, un sonajero para que disfrute del sonido que produce al moverlo, varias texturas y colores atractivos que le llamen la atención. Esto permitirá enriquecer el desarrollo del niño con nuevos estímulos visuales, auditivos y táctiles.

Una buena opción de juguete para compartir en la sala es aquel que cuenta con varios objetos y brinda la posibilidad de realizar distintas actividades con ellos. Cualquier objeto que el bebé pueda agarrar, sacudir y hacer sonar suele tener mucho éxito a esta edad. Este carrito presenta gran variedad de juguetes en su interior: de hule, de diferentes formas (algunos pueden rodar), suaves (tela o peluche), emiten sonidos, con espejos, etc.

Los bebés aprenden fácilmente a jugar mediante sus propias acciones y su contacto con otras personas. La docente lo puede incentivar a gatear, colocándole juguetes un poco alejados para que los intente tomar; y una vez que el niño ya gatea, puede realizar un juego con él de hacerle rodar uno de los objetos o el carrito para que lo persiga. Las posibilidades de juego social que brinda pueden ser: sentarse con la educadora, escuchar sus explicaciones y hacerla participar de su juego, mirar y sonreír a otro bebé que esté jugando al lado, jugar a “toma-dame” con la educadora u otro niño, comunicarse por señas y balbuceos; A través de este tipo de juegos sencillos e interactivos se comienza a desarrollar la capacidad de turnarse. Que la docente acompañe las acciones del niño con palabras y descripciones sencillas será muy importante, ya que, a pesar de que el niño aún no hable, está interiorizando todo lo que escucha. Siempre será importante elogiar sus esfuerzos.

Con estos juguetes los contenidos a trabajar pueden ser varios: Las formas de desplazamiento, la coordinación óculo-manual, algunas características de los objetos.


Itinerario

Objetivos:

Que el niño logre…

  • Ejercitar la motricidad fina.

  • Identificar algunas características de los objetos.

  • Reconocer relaciones espaciales.


Contenidos:

  • Localización espacial: dentro-fuera, vacío-lleno.

  • Coordinación óculo-manual.

  • Características de los objetos: forma, tamaño y color.


Actividad 1:

Se le hará entrega al niño del juguete, permitiéndole primero una libre exploración. Para garantizar al máximo la seguridad del bebé en sus exploraciones, se deberán apartar todos los obstáculos que pudiera haber alrededor del juguete. La docente retirará la tapa y le propondrá un juego de llenar el recipiente con las piezas y luego volcarlo sobre el piso, primero podrá mostrarle a modo de ejemplo cómo lo debe realizar para que luego él se anime solo. Cuando el bebé esté muy interesado en poner y quitar los objetos, la docente aprovechará para acompañar las acciones del niño con palabras: cuando ponga un objeto dentro, dirá que está “lleno”, luego ayudará al bebé a sacar los objetos y le mostrará lo que contiene, entonces dirá que esta “vacío”. Se deberá ayudar al bebé a concentrarse en el aprendizaje de la distinción entre “vacío” y “lleno” y entre “dentro” y “fuera”.


Actividad 2:

Este juego de bloques de colores también le permitirá al niño ordenar los bloques y apilarlos a su gusto. La docente lo invitará a que construya una torre con los bloques, podrá construir una pila para ella mientras el niño intenta imitarla, aprovechará ese momento para ir señalando el que va “arriba” y el que va “abajo”; también irá resaltando las características del juguete para introducir al bebé en el conocimiento de los distintos colores, pronunciando con claridad el nombre de cada color al mismo tiempo que lo señala en el juguete. La docente organizará un juego participativo y animará al bebé a jugar de un modo interactivo devolviéndole los juguetes durante la actividad.

Finalmente lo que le resultará lo más divertido de esta actividad será derrumbar la torre y volverla a armar.


Actividad 3:

Cuando el bebé esté listo para clasificar formas, la docente guardará todas las formas excepto los bloques redondos. Dejará que el niño experimente introduciendo el círculo en la abertura correcta. Si observa que tiene problemas, podrá señalarle la abertura redonda, diciéndole que intente con esa. Es posible que el bebé lo intente, pero si no, se tendrá la paciencia necesaria para que vaya probando cuando sienta la inquietud. Cuando el bebé domine la forma redonda, la docente guardará esos bloques y le propondrá al niño: “Ahora probemos con los cuadrados”. Y cuando el bebé sea capaz de clasificar esa forma, se probarán con las dos formas juntas. Esta actividad en un comienzo se trabajará cada forma en distinto día, luego se podrá unificar la actividad pero habrá que repetirla varias veces para que el niño domine todas las formas. La docente evaluará cuando será conveniente cambiar de formas, todo dependerá del momento en que el bebé esté listo.




Actividad 4:

A medida que las técnicas del bebé se vayan perfeccionando, la persistencia empieza a dar sus frutos y el pequeño empieza a conseguir logros más complejos. Otro día se le puede proponer una exploración del juego completo: el recipiente con la tapa y sus respectivas piezas. Se lo incentivará a que tome las piezas y el solo intente introducirlas dejándolas caer por la tapa troquelada del recipiente. La repetición de estas sencillas acciones ayuda al niño a aprender a identificar las formas y a emparejarlas por formas y tamaños. La docente aprovechará el juego del bebé para introducir otras palabras y descripciones sencillas hablándole de los colores y las formas del juguete: “Ahora estás poniendo el bloque rojo y es redondo”, decir cuando está “dentro” o “fuera”. Cuando todos los bloques estén fuera, se le dirá que el juguete está “vacío” y cuando todos estén dentro, “lleno”.


Recursos:

  • juguete de clasificación de formas.


Sección Deambuladores

Los juguetes no deben tener piezas pequeñas que, si el niño se las lleva a la boca, corra el riesgo de tragárselas. Los niños de esta edad se caracterizan por estar constantemente en movimiento, esto le permite ampliar su entorno y llegar a lugares que antes no lograba por su cuenta.

Los juguetes para empujar y arrastrar son una buena opción para esta edad. El niño ya desarrolló un buen equilibrio y estos juguetes le ofrecen nuevos desafíos. Al caminar practicará las habilidades adquiridas y le ayudará a aumentar su confianza. La docente despejará la sala de modo que el niño pueda moverse libremente y así permitirle poner en práctica su equilibrio y las técnicas adquiridas para caminar. Para jugar con el niño, la docente puede tomar el cordón de uno de los juguetes y caminando por la sala incentivar al niño para que lo persiga e intente atrapar. Otro modo de desarrollar el juego social puede ser a través de la interacción con un compañero y la docente, sentados en circulo, hacer rodar el juguete para pasárselo al que está enfrente. De esta manera la docente buscará siempre fomentar los valores que se transmiten a través del juego, propiciar experiencias gratificantes física, emocional y socialmente; y dejar que el juego sea un ensayo para la vida, teniendo en cuenta que entrenar las habilidades y destrezas en entornos lúdicos es una buena

manera de perfeccionarlas.


La incorporación de computadoras o televisores de juguete no puede ser considerados como elementos que aporten gran variedad de propuestas, ya que generalmente vienen con una programación establecida y una secuencia que se repite. La docente deberá basar la selección de los juguetes a partir de las necesidades y preferencias del niño. Los juegos deben convertir al niño en el protagonista, potenciándole la imaginación y la creatividad. Y van a ser los que permitan que la docente también comparta las experiencias lúdicas, los que resulten más beneficiosos para fomentar una mejor relación con los alumnos.


Sección 2 años


Fundamentación:

Al considerar el libro como un recurso que brinda grandes posibilidades de trabajo, y que su uso no se limita solamente a niños que ya saben leer, cabe destacar la importancia de su inclusión en las salas del jardín maternal, de manera que le permita al niño familiarizarse desde temprana edad.

Considerando al libro un portador de distintos tipos de textos e imágenes, será importante que la docente incluya actividades que favorezcan el acercamiento del niño a este recurso, permitiéndole la adquisición de conocimientos sobre sus características y formas de utilizarlo, potenciando el interés y placer por la escucha atenta y comprensiva de sus textos.

Se observa en la mayoría del grupo gran interés por escuchar narraciones, poesías, adivinanzas, etc. y por manipular libros, hojearlos e intercambiarlos entre ellos.

Es por eso, que considero que la creación de una biblioteca, es una idea que permitirá organizar en la sala un espacio que fomentará éste interés por parte del grupo.


Objetivos:

Que el niño logre…

  • Explorar y manipular diferentes portadores de textos e imágenes.

  • Reconocer diferentes tipos de textos.

  • Disfrutar de la escucha de cuentos y narraciones.

  • Incorporar hábitos fundamentales para la utilización y manejo de la biblioteca y los libros.


Contenidos:

  • Características de los portadores de textos. Tipos de textos.

  • Características del libro: partes que lo componen.

  • Uso de la biblioteca. Normas de manejo y cuidados de los libros.

  • Reconocimiento de números, letras y palabras escritas.

  • Reconocimiento de hechos, costumbres y objetos.

  • Comunicación oral: escuchar-hablar.


Actividades:

  • Se les pedirá a las familias de los niños que colaboren con cuentos, revistas, diarios, recetas, etc. Luego de observar y comentar las características de cada portador, se comenzará a coleccionar distintos tipos de libros.

  • Se observarán distintos tipos de libros y se clasificarán según su tamaño, tapa, color y cantidad de hojas.

  • Se elegirá un libro para observar cómo está compuesto: ¿Cuál y cómo es la tapa? ¿En donde está la contratapa, que información aporta? ¿Dónde está el título y que dirá? ¿Quién lo escribió? ¿De que se tratará la historia?, etc.

  • Se le pedirá a las familias que confeccionen un almohadón para sus hijos, que quedará durante el año en la sala y será utilizado en el momento de las lecturas y narraciones y la ronda de intercambio.

  • Se dialogará con los niños sobre la necesidad de hacer silencio y prestar atención al momento de escuchar un cuento, y sobre la forma correcta de manipular y cuidar los libros.

  • Se realizará la lectura de diferentes textos: cuentos, poesías, poemas, adivinanzas, trabalenguas. Con los que poseen imágenes, previamente se podrá realizar una indagación sobre la opinión de los niños. Podrán anticipar el contenido del libro según su titulo e ilustración de la tapa.

  • Se invitará a familiares para que cuenten o narren divertidas historias.


Producto final: Armado de nuestra propia Biblioteca en la sala.

Se buscará un lugar físico donde ubicar la biblioteca.

Se revisará los libros, cómo se encuentran, separaremos los que necesitan ser arreglados.

Se colocarán los libros parados en un estante,

exponiéndose la tapa de manera que los niños puedan identificarlos fácilmente.

Se buscará también un lugar en donde colocar los almohadones de cada niño.

Se confeccionará un reglamento propio para el uso de los libros y sobre el préstamo de ellos para llevarlos a las casas.

 
Ver también:
 
comparte esta página en:

© Copyright 1999-2014 idoneos.com | Política de Privacidad
/Nivel_Terciario/Actividad_academica/Producciones_de_los_alumnos/Juegos_y_juguetes_II